martes, 14 de agosto de 2012

Joseph Haydn

Haydn dirigiendo una de sus óperas

La historia de la música nos ha transmitido una imagen serena de Joseph Haydn: un hombre de carácter apacible que aceptó con naturalidad las diferentes etapas de su carrera y las relaciones con sus superiores. Creador de una obra importante y prolífica, se le ha denominado «Padre de la sinfonía», «Padre del cuarteto» y simplemente «Papá Haydn» y, aunque no fue el creador de estos géneros, su contribución fue esencial.

Iglesia de San Esteban
Biografía
Franz Joseph Haydn nació en la ciudad de Rohrau (Austria) el 31 de marzo de 1732, en el seno de una familia humilde, de la que también salió otro compositor notable, su hermano Michel (1737-1806). Ambos formaron parte durante su infancia del coro de la catedral de San Esteban de Viena. Joseph fue despedido en 1749, cuando le cambió la voz. En 1752 entró al servicio del napolitano Nicolás Porpora (1686-1768), compositor y célebre maestro de canto de la época (los castrati Caffarelli y Farinelli fueron discípulos suyos). Parece ser que Porpora residió en Viena entre 1752 y 1759 y en esos años fue su discípulo y asistente. Para él fue una referencia y manifestaba que con el napolitano había aprendido las verdaderas bases de la composición musical. En esos años compuso los cuartetos Op. 1, su primera ópera y diferentes piezas.
En 1759 obtuvo el puesto de director de la capilla del conde Morzin y a su servicio estuvo dos años hasta que llegó la que sería su gran oportunidad. En 1761 entró al servicio del príncipe Paul Antón Esterházy y un año después al servicio de su hermano Nicolás, llamado «El magnífico». Se tienen referencias de la familia Esterházy desde la Edad Media hasta nuestros días, ya que el escritor húngaro Péter Esterházy (Budapest, 1950) es descendiente de los príncipes para los que Joseph Haydn trabajó. Péter Esterházy da una visión personal de la historia del Imperio Austro-Húngaro y en particular de sus ancestros en su obra Armonías Celestes (2000).

        Entre 1762 y 1766 se construyó el palacio de Esterháza, como residencia de verano. Se inauguró en 1768 con la representación de la ópera de Haydn Lo speziale. Como este palacio pretendía rivalizar con el de Versalles, se diseñaron unos jardines inmensos y de gran elegancia, además de dos teatros y varias salas destinadas a los conciertos de música. En esas condiciones Haydn vivió treinta años al servicio de los Esterházy, encargado de supervisar las numerosas actividades musicales y de componer obras de todos los géneros que se estrenaban y tocaban dentro de este bellísimo marco. Compuso las sinfonías de madurez, entre las que debemos destacar la Sinfonía fúnebre, La despedida, las seis sinfonías París, etc. Dentro de la música de cámara, dedica gran atención a los cuartetos (Op. 9, Op. 17, Op. 20 y 33, etc.) y durante estas décadas compuso muchas de las sonatas para piano. En 1779 contrajo matrimonio con Anna Maria Keller y hacia 1784 conoció a W. A. Mozart. La admiración fue recíproca entre ambos compositores y parece que tocaron juntos algunos cuartetos.
      A la muerte del príncipe Nicolás en 1790, J. Haydn se trasladó a Viena. Recibió una pensión de los Esterházy, pero también aprovechó para difundir su obra en Londres, donde estuvo en dos ocasiones: de 1791 al 92 y de 1794 al 95. Dirigió conciertos y entre otras obras compuso las doce Sinfonías Londinenses. Falleció con 77 años en Viena, en la actual Haydnhaus (Casa de J. Haydn), cuando las tropas napoleónicas entraban en Austria.

      La obra vocal de J. Haydn es importantísima. A excepción de Armida (1783), las óperas de J. Haydn no son muy conocidas. Entre 1766 y 1783 compuso nueve óperas, como La canterina (1766), Lo speziale (1768), L'incontro improvviso (1775) La fedeltà premiata (1780) y Orlando paladino (1782). Dentro de su producción vocal, también son poco conocidas sus misas, un Stabat Mater de 1767 y la cantata Ariadna auf Naxos. Sin embargo los dos famosos oratorios La creación (1798) y Las estaciones (1801) han tenido una inmensa repercusión. Su pieza Gott erhalte Franz den Kaiser (Dios salve a Francisco el Emperador) fue compuesto como himno del Imperio Austriaco y sigue vigente en nuestros días, aunque se canta exclusivamente la tercera estrofa. Pero ha sido sobre todo su repertorio instrumental la que le ha convertido en uno de los grandes maestros de la música de todos los tiempos. Joseph Haydn fue un compositor admirado tanto por W. A. Mozart como L. V. Beethoven, y más tarde por Brahms y numerosos compositores de los siglos XIX y XX, como el inglés George Benjamín (1960-), quien compuso en 1982 Meditation on Haydn’s name para piano con motivo del 250 aniversario del nacimiento del compositor austriaco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario