lunes, 24 de febrero de 2020

Pachelbel, nº 1 en los 40 Principales

El Canon de Pachelbel ha sido número 1 en los 40 Principales.

Sé que puede costar creerlo, que el compositor barroco Johannes Pachelbel (1653-1706) se haya colado entre los ritmos de reguetón, pero así ha sido. Si miráis la lista no veréis su nombre por ninguna parte, pero si escucháis la canción Memories que la banda californiana Maroon 5 sacó al mercado en septiembre de 2019, podréis comprobarlo.


Memories ha conquistado al público tanto por su texto como por su melodía. Está dedicada a  Jordan Feldstein que falleció hace 2 años, agente y amigo de la Banda, y su letra dice así:

“Un brindis por los que estamos hoy aquí,
un brindis por los que
perdimos por el camino.
Porque las copas traen de vuelta todos los recuerdos,
y los recuerdos traen de vuelta,
los recuerdos te traen de vuelta a ti.”

La música es la de Pachelbel, y no se trata de un guiño o de un cita. Como sabemos todos los que nos dedicamos a la música clásica, esta pieza compuesta alrededor de 1680 es un canon a tres voces y un tema y variaciones. Se ha interpretado no solo en su tonalidad original Re Mayor, sino en todas las mayores,se ha facilitado para principiantes de todos los instrumentos, transcrito para todas las formaciones de cámara, enriquecido con las improvisaciones más virtuosísticas de cualquier solista, etc. 

© Sheetmusic y autores 
La propuesta de Maroon 5 se ha adaptado a los instrumentos que suelen utilizar (por supuesto no tocan la viola de gamba y el clavicémbalo) pero a nivel melódico, rítmico y armónico/contrapuntístico reconoceréis bien a Pachelbel. Cuando se lanzó al mercado NO se comentó esta fuente de inspiración, pero en cuanto en los foros de música pop se empezó a leer unos cuantos «esta melodía me suena», Robert Rowat CBC aclaró en un artículo digital del mismo mes de septiembre de 2019 que se había omitido ese pequeño detalle, que la canción era el Canon. 

 Hay quien argumenta que es una gran manera de conseguir que el repertorio clásico se difunda más y mejor. Por supuesto, si una banda californiana de moda, al sacar su última canción o álbum comentara el papel tan importante que un tal Pachelbel ha tenido en ella, sí que despertaría interés por el compositor y la música barroca, pero si quien lo explica son otros profesionales de la música clásica o del periodismo no creo yo que se consiga ese mismo resultado. Y, por tanto, no creo que la intención haya sido homenajear a Pachelbel o contribuir a su difusión sino rentabilizar una canción que surgió al recordar a un amigo fallecido gracias al bello encadenamiento de acordes del siglo XVII.

No veo por principio mala intención en los que copian y plagian, pero sí distingo con claridad la pulcritud de la buena intención en los que explican sus fuentes y no las ocultan. Yo era una gran admiradora de la banda californiana porque con otra de sus canciones me había iniciado a la ardua tarea de hacer abdominales (cosa que tal vez con Pachelbel no habría conseguido), pero su silencio sobre el compositor barroco ha provocado que me pregunte si sus otros temas también tendrán una fuente anterior no mencionada, no procedente de la música clásica (que la reconocería de inmediato) sino de algún desconocido del pop para mí.

Los que intencionada o involuntariamente plagian son esponjas naturales pero no creadores. Por eso en 2019 a uno, ante una pérdida, le consuela el Canon de Pachelbel y aún es posible rentabilizarlo. Dentro de 350 años, ¿alguien podrá sentir o hacer lo mismo con algún tema de Maroon 5? Yo creo que no.