lunes, 19 de febrero de 2018

El acorde de Tristán



Miles de páginas se han escrito sobre el acorde de Tristán y su contribución a la Historia de la Música. Pero, ¿qué se conoce como «acorde de Tristán»? Pues el acorde que podemos escuchar en el Preludio de la ópera Tristán e Isolda de Richard Wagner, en el segundo compás, es decir, nada más comenzar esta obra maestra. Un acorde, cuya disposición en cuartas, sus intervalos y su ambigüedad auditiva han hecho correr ríos de tinta: para algunos se trata de un acorde de 7ª de sensible en La menor. Para otros, un acorde de 6ª aumentada a la francesa. Y estas son dos de las muchas interpretaciones.

      
Todas las monografías y libros de textos dedicados al Análisis Musical consagran una entrada a este acorde, tanto para explicar sus características como para indicar que se considera una de las puertas a la música no tonal y al lenguaje musical (o lenguajes musicales) del siglo XX. Pero, además de su estudio desde el punto de vista analítico, ha suscitado un fuerte interés desde otros ángulos, como el de la creación musical, la estética o la historiografía musicológica.
Para reconocerlo auditivamente nada mejor que su primera aparición en el magnífico Preludio de Tristán e Isolda de Wagner, (la partitura puede encontrarse en la base de datos IMSLP, pinchando AQUÍ). En su época se consideró muy atrevido que una ópera comenzara de esta forma, con una armonía disonante, pero ¿puede reflejarse mejor el tono agridulce de un amor correspondido pero imposible? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario