viernes, 18 de noviembre de 2016

El otro Albéniz

Portada del CD de Guinovart tocando L'Automne y las Sonatas 3, 4 y 5

Algo en mí está profundamente en desacuerdo cuando leo o escucho que, a excepción de Iberia, casi todo en Albéniz es de «segunda calidad». No veo qué tiene que envidiar el estilo «romántico-impresionista» de Albéniz (su Vals L'Automne op. 170, por ejemplo) a composiciones similares de los franceses. Nadie menosprecia los Valses de Fauré o los de Erik Satie. Se acepta y respeta que es un estilo a medio camino entre la música de salón y el estilo decadente de finales de siglo XIX y principios del XX. Todos nos seguimos quedando boquiabiertos ante el virtuosismo de los conciertos para piano de Saint-Saëns. En Fauré la densidad del piano de sus Sonatas para violín y piano no puede equipararse a ciertas barcarolas que, en comparación, suenan casi frívolas; pero ningún pianista las menosprecia y los intérpretes franceses que se especializan en el repertorio fin de siècle las graban sistemáticamente. 

¡Que la genialidad de Iberia no sea una excusa para desconocer el resto de la obra para piano de Albéniz!



No hay comentarios:

Publicar un comentario